Este es un post diferente a todos los que he hecho durante este tiempo. Tenía muchas ganas de mostraros más cosas que hacer en familia aparte de vestirse igual, ya os dije que esto también iba de experiencias.

Esta es nuestra nueva aventura, un huerto urbano o mesa de cultivo, donde tenemos el privilegio de contar con uno grande para los papás y otro pequeño para los peques, gracias a @sengarden.

En la mesa de cultivo grande, decidimos plantar pimiento de padrón, lechuga de roble, fresas, guindilla roja y guindilla amarilla. Y el huerto pequeño lo adornamos con plantas aromáticas como la Albahaca, perejil, tomillo y cebollino.

¡Fue una experiencia súper divertida!  Los peques estaban felices de tener su propio huerto. Además de quedar estéticamente bonitos, es una forma de involucrar a los más pequeños en la práctica del cultivo para que, de forma divertida, adquieran valores y conocimientos que consideramos imprescindibles, como el disfrute en contacto con la naturaleza y el respeto por el medio ambiente.

Los más pequeños también aprenden a adquirir responsabilidades. Por ejemplo, haciéndose cargo de una planta, regándola, cuidándola,  hasta que consiguen llevarla al punto de la cosecha y… ¡al plato!

No lo dudéis y comenzad a cultivar hortalizas en casa, con ello tenéis la oportunidad de pasar un buen momento en familia y consumir unas hortalizas frescas con todo su sabor tradicional.


Related Posts