blog-5

Presentación

El 30 de Octubre de 2012 mi vida cambió, dio un giro de 360 grados, nació mi hijo mayor ¡Hugo! Entonces todo cobraba sentido, si teníamos un mal momento, sólo con mirarle la carita cambiaba el color del día. Alegraba nuestras vidas.

 

Entonces descubrí que sentía devoción por vestirlo guapo, moderno ¡Me tenía enamorada! Me encantaba salir de compras y encontrar ropa con la que pudiéramos vestirnos igual, o al menos, parecido… Recuerdo el primer día del padre, le regalé a mi marido dos camisetas, una para él y otra para nuestro pequeño: De tal palo… tal astilla. Y como no, unas Nike, para que fuera vestido igual que su papá ¡Me los comía! Pero conmigo la cosa era diferente, era difícil encontrar ropa para que fuéramos iguales los 3…

 

Dos años después nació el nuevo miembro de mi familia, un 29 de noviembre de 2014 llegó ¡Mario! Allí estaba él, el morenazo, ahora sí que nos iba a cambiar la vida, llegaba el estrés verdadero y a la vez, la verdadera FELICIDAD.

 

Con mi familia al completo sólo tocaba disfrutar ¡y vivir la vida a tope!

Siendo yo pequeña, recuerdo que mi madre nos hacía los vestidos a mi hermana y a mí, siempre intentaba que vistiéramos igual, recuerdo muchos de ellos y me encantaban. Ahora soy yo la mami y me chifla llevar a mis hijos igual vestidos ¡muero de amor al verlos! Aunque plasmarlo en una fotografía sea una misión imposible, cuando están quietecitos, juntitos y con una sonrisa, todas las penas se vuelven alegrías y mis ojos desbordan felicidad. Pero algo seguía fallando, buscaba y buscaba y me era muy difícil, por no decir imposible, poder vestirme como ellos… ¿por qué? No hay cosa más bonita que ver a tus hijos felices porque van vestidos igual que su papá y que su mamá…

 

Entonces empezamos año nuevo, el 2017 me trajo muchos cambios y mi hermana me abrió los ojos a un nuevo camino. Ese camino me llevó, literalmente, a una tienda donde pude ver que SÍ ES POSIBLE. Allí había marcas de ropa para los peques, para papá y ¡para mamá! ¡Podíamos vestir los 4 iguales! Me volví loca, me encantó. Entonces no lo sabía, pero ese sería mi FUTURO.

 

Ese año, el 2017, fue un año duro, muy duro. De repente y sin previo aviso me detectaron una hernia discal que casi me deja en silla de ruedas. Quedé en cama 3 largos meses donde tuve mucho tiempo para pensar. El 20 de marzo me sometí a una operación donde no habían grandes garantías de poder volver a mi vida de siempre, pero más me dolía no poder jugar con mis hijos,  llevarlos al cole, recogerlos, pasear, salir de compras… Fue mi AMOR y mi PASIÓN por ellos lo que me hizo seguir adelante. Pasé por una dura recuperación pero ¡aquí estoy! Gracias a ellos, a mi gran familia, que han luchado por los míos, que me han ayudado en todo lo que han podido y más, que me han enseñado que estando juntos todo es posible, miro atrás y ahora no recuerdo el dolor, ni por todo lo que pasé, ahora sólo recuerdo esa almohada que me aconsejaba, que me daba ideas… A la vez me surgían miedos, dudas pero al final, recuerdo el apoyo y los consejos que me han llevado hasta aquí.

 

Yo trabaja en el sector de la moda, 15 años en la misma empresa donde crecí profesionalmente y fue mi vida durante cada jornada. Disfrutaba muchísimo con mi trabajo, de mis compañeras, conocí mucha gente y muchas ciudades, maduré en este trabajo. Reí, lloré, pero me encantaba lo que hacía. Y en medio de todo el caos personal que sufría, la empresa por la que tanto luché nos deja a todo el equipo en la calle… Ahí mi almohada empezó a trabajar por mí… Y ahora, ¿qué hago con mi vida? ¿Para dónde me encaminaba? Estaba perdida entre tanto caos. Pero ahí estaban ellos, mis pilares, mi familia, para seguir ayudándome cada uno en lo que podía. Y entre ellos ÉL, mi marido, mi pilar fundamental. Él escuchó cada idea que volaba dentro de mi cabeza loca, hasta que de repente un día dijo:

 

-¡ADELANTE! No sabemos cómo, dónde o cuándo, pero ahora es tu oportunidad, tienes un SUEÑO y aunque creamos que no, los sueños se pueden cumplir, tienes que luchar y trabajar duro, pero puedes CONSEGUIRLO.

 

¡Y aquí estoy! Presentándoos mi nuevo proyecto, una tienda online donde podéis encontrar muchas prendas para cumplir vuestro pequeño gran sueño, que papá, mamá y los peques de la casa salgan a pasear vestidos igual.

 

Y es que sí que es verdad que los sueños pueden cumplirse, ¿te ayudo a cumplir el tuyo? Visita mi web y disfruta de cada modelo para pequeños y… ¡no tan pequeños!